Servidor Carismatico

3 Ago

Por varios años, mi esposa y yo estuvimos en una vereda que, quizás, hoy sea la tuya. La vereda de los servidores (o más bien facilitadores de la gracia) de Dios. Nos conocimos en un movimiento pastoral llamado EJE en Temuco el año 2001 y comenzamos a pololear el año 2003. Luego, desde la RCC sirviendo como responsables de comunidad de jóvenes, luego representantes regionales de Jóvenes del Sur, y en los últimos años en el ministerio de la familia para los jóvenes y también para adultos.
Sin embargo, desde el año 2013 comenzamos a vivir esta realidad en torno al servicio cristiano desde la otra vereda, desde la vereda del prójimo o de quien necesita ser servido. A pesar de que periódicamente reconocíamos que necesitábamos vivir por lo menos un retiro al año, sentirnos necesitados de manera “permanente” no era lo que acostumbrábamos.
Fue durante el embarazo de mi esposa, en la semana 31, cuando le diagnosticaron un cáncer de mamas en etapa 4, con metástasis en todos los huesos del cuerpo, pulmones, ganglios, fractura de vertebra (L2) que la tuvo con parálisis postrada en cama más de un año sin moverse desde la altura del estomago para abajo, y con pronostico medico de vida de 3 meses, que nos sentimos más que necesitados de ser atendidos y asistidos. Nos sentimos como aquel paralitico que necesitó de sus amigos para ser llevado a la presencia de Jesús todopoderoso, para ser sanado.
Es por esta experiencia que pudimos reflexionar de lo importante que es ser un verdadero Servidor y un verdadero Carismático. Pues, ser servidor carismático es más que un titulo. Ser carismático se ve reflejado en el poder del Jesús en quien Tú crees.
Todos, absolutamente todos, quienes nos hacemos llamar creyentes y católicos, debemos ser servidores carismáticos. Es que nuestro Señor Jesús fundó una iglesia que sirve por amor, que está al servicio del prójimo, del necesitado, del enfermo, del huérfano, de la viuda, del encarcelado, del pobre, del deprimido, del que busca un sentido a la vida. Y para servir nos dio herramientas que, en sí mismas, no tienen sentido sino solo Con y Por AMOR. Por qué? Porque EL ES AMOR.
Un ejercicio que puede ayudarnos a comprender este concepto, que en ocasiones creemos que es un TITULO, pero no es otra cosa más que un MANDATO, es separar ambas palabras y verlas a la luz de la Palabra de Dios.
Servidor, (definición diccionario). Mt 20,26b “el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor”. Ser servidor es estar al servicio de nuestro prójimo, responder a las necesidades de nuestro prójimo, y hacerlo con urgencia pero por sobre todo con amor. No podemos demorar ni mucho menos dejar de hacerlo. Esto nos pone en una posición de estar a las órdenes del necesitado y ser facilitadores de Dios, lavar los pies de nuestro hermano, y ofrecer LO MEJOR que tenemos, que es Dios mismo. El mismo papa Francisco nos recordó esto en la Asamblea Nacional (Italia) de la RCC organizado por ICCRS el 1 de Junio del 2014 en Roma, en donde nos dijo “Vosotros sois dispensadores (facilitadores) de la gracia de Dios, no controladores.” Véase párrafo completo al final.
He participado de esta corriente de gracia desde que tengo 5 o 6 años cuando mi mamá nos llevaba a su grupo de oración, mi hermano aún bebe, dormía mientras yo me entretenía con un pandero. Recuerdo también que en mi Temuco natal, acompañaba también a mi mama a la cárcel de mujeres, otros hermanos iban al hospital, luego en mi juventud participábamos de grupos de oración en escuelas de niños especiales, con cáncer, con problemas mentales, cárcel de jóvenes, navidades en las UTIs pediátricas, etc. Hoy ya tengo 31 y he visto como nos hemos ido apagando, hemos dejado de lavar los pies de nuestro prójimo.
Cuando chico también aprendí en el grupo de mi madre, “Servidor que sirve, sirve. Servidor que no sirve, no sirve”. Amado hermano, no espere un titulo para lavar pies, tome su biblia y salga a servir. Un prójimo lo espera y su alma depende de usted. “Acercaos a los pobres, a los necesitados, para tocar en su carne la carne herida de Jesús. Acercaos, por favor.”SS.Francisco.

Carismático, aquel que ejerce carismas. El ejercicio de carismas no es una opción, sino una obligación. No es un privilegio de algunos elegidos, es la gracia que se da a todo bautizado para ejercer el amor. Por eso el profeta Joel decía que “Y será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne”. Sobre quienes? Sobre toda carne, sobre todos sin distinción.
Es verdad que el ejercicio de los carismas tiene que ver con un beneficio que no es para quien los ejerce sino justamente para quien lo necesita, nuestro prójimo. Porque la diferencia entre un don y un carisma, es que los dones son para Santificación personal mientras que el carisma es para el servicio de la comunidad, de la iglesia.
El ejercicio de los carismas es justamente lo que nos hace distintos a un grupo o junta de vecinos, a un partido político, a un club social. El ejercicio de los carismas es una de las formas en que Jesús es glorificado. Cuando en nuestros grupos de oración no ejercemos carismas, no alabamos o en nuestra alabanza mecánica no suceden cosas, entonces nos convertimos en un grupo de gente con buenas intenciones, un grupo simpático de personas que se junta a pasarlo bien (aunque a veces ya ni eso sucede), un grupo de gente “piadosa” que no remese ni al reino del demonio ni al reino de los cielos. Tibios, inertes e indefensos. Créame mi hermano que el mundo está lleno de gente de buenas intenciones, gente buena con ganas de hacer cosas buenas, gente que no quiere hacer mal a nadie, de verdad, el mundo está lleno de esa gente. Lo que no tiene este mundo es gente de FE, gente que esté dispuesta a cambiar el mundo en nombre de Jesús, gente que no se conforme con que el demonio no me haga nada sino que salir a cazarlo a el y a todos su secuaces de maldad. Lo que falta en este mundo es gente que crea en lo imposible (como María), gente que crea que Jesús resucitó y que por ello somos mas que vencedores. Gente que deje de creer que somos una iglesia a medio morir, sometida a las acusaciones, a la falta de fe, a la lentitud de la justicia. Hermano, Dios necesita que usted CREA en EL, con todo el corazón, con toda la mente y con todas sus fuerzas, con toda la audacia de un corazón que crea que DIOS ama y que por amor es capaz de hacer milagros, de romper cadenas, de desatar nudos, de destruir las obras del mal, de re-hacer vidas desechas, de regenerar órganos enfermos.. DIOS NECESITA GENTE CARISMATICA, GENTE QUE EJERZA CARISMAS.
Hace unos días el Señor le dio un nuevo sentido en mi vida al texto que tanto conocemos de 1Corintios 13 (aunque tenga todos los dones y carismas y no tengo amor, nada soy). El primer carisma que debemos conocer es el amor. Sin dudas, lo primero que necesitamos, que necesita nuestro prójimo es amor. Sin embargo, además de eso, para quien ejerce el carisma es muy necesario que conozca el amor de Dios y cuál es la voluntad de Dios en cada situación. Si alguno de nosotros cree que es voluntad de Dios la enfermedad de una persona, entonces no ejercerá de manera correcta el carisma de sanación. Si alguno de nosotros cree que la esclavitud espiritual de una persona es voluntad de Dios, entonces no ejerceremos de manera correcta el carisma de liberación. Si alguno de nosotros cree que la pobreza de nuestro hermano es la voluntad de Dios, entonces no ejerceremos de manera correcta la caridad. Si alguno de nosotros cree que los problemas familiares, el divorcio, el adulterio, las divisiones son voluntad de Dios, entonces no ejerceremos de manera correcta el carisma del consejo. Si alguno de nosotros, cuando nos cuentan un problema sentimos lastima, entonces hemos dejado de creer en el poder de Dios y, hermanos queridos, DIOS NO NOS TIENE LASTIMA, sino que CREE EN NOSOTROS. Hemos dejado de ejercer carismas, hemos dejado de profetizar y de denunciar por una única razón. NO CREEMOS y NO CONOCEMOS EL AMOR DE DIOS.
Juan 6,29 Jesús les respondió: “La obra de Dios es que ustedes crean en aquel que él ha enviado”.
¿Qué es creer en Dios? creer en Él, en sus obras, en su resurrección, en sus promesas, en su fidelidad.

¿OREMOS?
Señor, aviva mi corazón, despierta en mi vida tu inmenso amor e inúndame, rebosa mi corazón, lléname de Ti y que tu gracia sea mayor que mis lamentos, que tu alegría sea mayor que mis limitaciones. Haz vencido a la muerte, haz derramado tu Sangre, y has conseguido para mí la gracia, la plenitud. Hoy sé que la última palabra en mi vida y en la de mi prójimo, no la tienen los problemas, no la tiene la enfermedad, no la tiene las divisiones, ni la esclavitud, ni el pecado. La última palabra en mi vida y en la de mi prójimo la tienes tu Jesús, y en TI somos más que vencedores. En tu nombre, venceremos la adversidad. En tu nombre será llena la tierra de tu gloria. Creo Señor, pero aumenta mi fe, llénanos de tu Espíritu Santo y muévenos. AMEN

Fragmento discurso Francisco I
Otro peligro es el de convertirse en «controladores» de la gracia de Dios. Muchas veces, los responsables (a mí me gusta más el nombre «servidores») de algún grupo o comunidad se convierten, tal vez sin querer, en administradores de la gracia, decidiendo quién puede recibir la oración de efusión o el bautismo en el Espíritu y quién no. Si algunos hacen así, os ruego de no hacerlo más, no hacerlo más. Vosotros sois dispensadores de la gracia de Dios, non controladores. No seáis una aduana para el Espíritu Santo.

Sexualidad y Jesus

2 May

Jóvenes – sexo

Sellados con Fuego del Espiritu Santo

Bendiciones hermanos:

Hace ya algunos meses, quizas años, ha sido un tema a tratar en encuentros y en la meditacion personal lo de la sexualidad y la postura de Dios al respecto. Sobre todo porque como jovenes estamos frente a un descubrimiento de emociones, revoluciones hormonales, sumado al gran aporte del “calentamiento global” que en este contexto nada tiene que ver con la ruptura de la capa de ozono, sino mas bien que todo, pero absolutamente todo se a sexualizado. Vemos sexo por todas partes, desde las 8 de la mañana en la television, y ni nos acordamos que hay niños viendo. Esto no lo digo por cartucho, pero dejamos que los niños aprendan de la sexualidad como algo manipulable, todo el dia se habla de rupturas matrimoniales, de ponerse los cuernos, de las relaciones entre muchas personas, nuestras heroinas de la TV son las mujeres que mas se acuestan…

Ver la entrada original 2.089 palabras más

Liderazgo – Autoestima, dejarse tocar por Dios

28 Abr

Primero me gustaría agradecer a Dios por la oportunidad que me da de viajar y estudiar y porque también me da la oportunidad de tener cosas sencillas pero que siempre son lo primero en mi maleta de viaje, la Biblia y Zapatillas 😀

Producto de contar con ambas, hace unos días mientras trotaba se me vinieron a la cabeza algunas ideas respecto al liderazgo (palabra muy usada en estos días) y que luego pude ir cerrando con la biblia en el aeropuerto.

Pensando, pensando como que se me vino a la cabeza lo siguiente… Para ser líder (en lo que se quiera) hay que dejarse sanar el autoestima por Dios. Recibir mucho amor de El y en definitiva saber y sentir que se vale por lo que se es y no por lo que se hace… Así, uno puede ser un punto de encuentro entre las personas, un punto de unión (comunión) uno puede generar el espacio donde todas las opiniones, las ideas, las intenciones, tienen verdadero valor. Sin el autoestima sana, permanentemente se puede sentir amenazado (miedo) por ideas, intenciones, opiniones de otro.

Quizás por eso Jesús insistió tanto en lavarle los pies a Pedro, quizás por eso tomó Jesús a gente sencilla y humilde, para primero sanarle el autoestima. Bueno, y el autoestima solo puede ser sanada por el amor de Dios. Y si ponemos atención en el pasaje de la biblia del lavado de los pies (Jn 13, 2-11) hay un dialogo entre Pedro y Jesús.  Llegado el turno de lavarle los pies a Pedro, este responde “¿Tu, Señor, me vas a lavar los pies a mi?”.  Hay veces que tenemos la misma actitud (tentación) de Pedro, de sentirnos auto suficientes o como obra finalizada (ya somos así), otras veces nos sentimos indignos de que Jesús nos limpie o haga algo por nosotros. Pero Jesús responde a Pedro “Si no te lavo, no podrás tener parte conmigo”. Con esto Jesús le dice a Pedro que si no se deja tocar por Él, no podrá ser participe del reino de los cielos, si no se deja tocar por Él, no podrá ser reconocido. En definitiva, si no se deja tocar, lavar, sanar por Jesús, no permite ser conocido y reconocido por Dios.

Es como si Jesús le dijera a Pedro “Pedro, déjame amarte, déjame lavarte, conocerte, acariciarte, besarte, incluso tus pies, quiero Yo resolver tus problemas, quiero ser Dios en tu vida desde este humilde gesto de amor.”

Por eso es tan bueno recordar quizás dos cosas:

– Somos obra de Dios y estamos en desarrollo, en perfeccionamiento, en proceso de santificación. Cada uno de nosotros es una obra de Dios que se va transformando por Dios como el barro en las manos del alfarero. Por lo tanto, si bien sabemos que tenemos muchos defectos, no desesperarse, estamos en proceso de santificarnos :D. Dios no descansa en su trabajo.

– Junto con lo anterior recordar que nadie es digno por sus propias obras, que si Dios te ha llamado es en tu actual estado, así tal cual, con tus actuales defectos y actuales virtudes. Para ser mejores cada día  claro que si, pero el comienzo es hoy, ahora, en este estado de vida actual. Desde tu realidad Dios quiere construir vida e historias de milagros. Dios te ama hoy, ahora, tal como estas, así te ama Dios.

El amor de Dios es un amor que sana, un amor que te dice “hijo, Tu eres importante para mi, tu vales mucho a mis ojos (ver Is 43, 1-5), vales toda mi Preciosa Sangre”. Y cuando sentimos y vivimos estas palabras, sabemos en el corazón que somos amados y nuestra autoestima es sana.

Oración:

Jesús, en este momento y en este lugar, quiero pedirte hoy que me des la gracia de recibir tu amor, que me des ese amor que tienes para mi. La biblia dice muchas cosas respecto al amor que Tu me tienes, pero no quiero solo leerlo, quiero vivirlo. Por eso hoy te pido una efusión de tu Espíritu Santo y que descienda tu amor a mi corazón  que me llenes de Ti  desde hoy y para siempre, porque me has formado desde el vientre materno (Jer 1, 5) con tus propias manos, quiero Señor volver a Tus manos, que me laves, me acaricies, y poder mirarte a los ojos y con todo mi corazón decirte gracias. Gracias por tu amor y por amarme hasta el extremo. Me abandono en tus manos Señor. Amen.

Imagen

Divina Misericordia, Humana Misericordia

8 Abr

Divina Misericordia, Humana Misericordia

Hoy se celebra en toda la iglesia la fiesta de la Divina Misericordia. Fiesta instaurada por el papa Juan Pablo II basado en las visiones de Sor Faustina, una religiosa con gran sensibilidad a la presencia del Señor en sus oraciones. De hecho, la imagen que mostramos y que es muy famosa, fue pintada en base a las instrucciones de Sor Faustina.
Durante este dia en que recordamos la inmensa misericordia del Señor con nosotros, muchos le pedimos al Señor que tenga misericordia con nosotros, con nuestros hermanos de Corea, con aquellos que no le conocen. Y lo que nace de nuestro corazón cuando pedimos esto al Señor es que El pueda acoger en su corazón a la persona que presentamos, que le abrace, que le perdone, que le acepte y que le ame. Nada mas hermoso que el AMOR de DIOS, el perdón, para la persona por la que oramos.
Pero hoy en la misa pude sentir que, como que el Señor me devolviera la petición, como que Él me dijera, “te pido a ti que tu también tengas misericordia, misericordia contigo mismo y misericordia con los demás”. Y desde esa petición comencé a darme cuenta de que personalmente no soy muy misericordioso con los demás, que me cuesta ser misericordioso, amoroso, con aquellos que no piensan como yo, con aquellos que quizás no me tienen mucha buena y que yo tampoco, incluso, que no tengo misericordia conmigo mismo. Que cada vez que no tengo misericordia con alguien es porque, la verdad, tengo misericordia conmigo y soy muy duro exigiendome mas que lo que el mismo Dios me pide. Cuanto necesito dejarme amar por Dios, cuanto necesito misericordia de El y que Su amor esté en mi corazón para ser fuente de amor para los demás.
Sor Faustina le decía a su confesor, entendiendo esto, que para Dios siempre lo primero era la misericordia y luego la justicia. Eso quiere decir que cuando vemos primero “la lógica” de las cosas o “lo que debe ser”, “lo correcto” antes de ver las cosas con misericordia, nos hemos equivocado. Pues la palabra de Dios dice Mt 9,13 “misericordia quiero y no sacrificios” o sea, amor antes que la ley. Pastores antes que fariseos.

También pude darme cuenta de que, cuando no podemos entendernos con otros, cuando tenemos disputas, luchas, divisiones, es por falta de misericordia. Porque la misericordia es amor, y en el amor todo se puede resolver, en el amor de Dios todos tenemos espacio y todos somos acogidos.
Por eso también el Señor, a traves de este texto, nos sigue llamando a la misericordia, al amor ilimitado e incondicional, a la divina misericordia que debemos aterrizar a una humana misericordia en Dios.
Mateo 18:23-35
“Por lo cual [esta frase liga la parábola directamente a lo que el Señor acababa de decir sobre el perdón] el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Más él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.”

ORACIÓN:
Amado Señor, te pido tengas misericordia de mi, ámame, abrázame con tu corazón y acógeme porque necesito sentirme amado. Ayúdame a aceptarme como soy, a tenerme paciencia y poder comprender que no soy perfecto y que estoy creciendo. Pero que para crecer, me seguiré equivocando. Ayúdame Señor.
Ayúdame también a aceptar los errores de los demás, pues tampoco son perfectos, te pido tengas misericordia con ellos y que tu misericordia pase también por mi corazón y así yo pueda amar como tu amas. Señor, en tu nombre Jesús, me decido a amar y ser misericordioso para ser feliz desde el corazón, con tu amor.
Gracias Señor Jesús por ser una fuente inagotable de amor para nosotros. AMEN.

Imagen

Comunidad La Barca, Lima – Peru

17 Mar

Comunidad La Barca, Lima - Peru

Queridos hermanos en Cristo Jesús:

El Señor en sus locuras me permitió estar hace algunos días en Lima – Perú por razones laborales. Oportunidad que no podía perder de participar en la comunidad de oración La Barca, y recibir una hermosa enseñanza de nuestro hermano Pepe Enciso.

Para nosotros con mi esposa, entre paréntesis  Pepe y su familia han sido en cierta forma, referentes y confirmantes en cuanto a la inspiración que el Señor nos ha ido revelando respecto al trabajo con Novios y parejas en general. Una comunión en el Espíritu Santo que ha sido, como dice el Chavo, sin querer queriendo.

Lo que Pepe nos compartió ese día y que espero compartirles de la mejor manera, es sobre los Amigos de Dios.

Según Juan 15, 13-15 los amigos de Dios son quienes cumplen la voluntad de Dios y la voluntad de Dios es el amor, amarnos unos a otros como El nos ha amado. O sea, una consecuencia del amor es la obediencia a Dios.

En general, el amor no solo son palabras, no solo es estar con la otra persona, no solo es pensar en la otra persona. El amor consiste también en el responder con responsabilidad. Igualmente, como en una relación de pareja, uno puede decir amar a la otra persona, pensar en ella, estar con ella, pero si una vez saliendo de la casa le engañamos, entonces eso no es verdadero amor.

Incluso podemos decir que no basta solo con creer en Dios, de hecho hasta los demonios creen en Dios, pero NO LE OBEDECEN. O sea, la obediencia hace la diferencia. En ese sentido, también podemos afirmar que el amor trae consigo solo obras de amor, obras correctas ante los ojos de los hombres y los ojos de Dios. Por lo tanto la caridad no justifica el pecado como el fin no justifica los medios.

Muchos en la historia de la Fe han hecho la diferencia con sus obras. Por ejemplo Abraham, quien demostró su fe (padre de la fe) con el sacrificio de su propio y único hijo (Gen 22) y, con esta muestra se hizo un preferido para Dios Padre y fue bendecido enormemente. Estuvo dispuesto a obedecer, aun sin entender, y esto lo hizo un preferido. Favor leer Stgo 2, 20-23 (excelente)

Esta dificultad que tuvo Abraham de sobre hacer o no la voluntad de Dios, así como muchas dificultades que se nos presentan a todos, son oportunidades para crecer en la amistad con Dios. Una ocasión para estar mas cerca de Él y dar pasos de fe, pasos como “en el aire”.

Y estos pasos en el aire, estas oportunidades que tenemos de decidir seguir a Dios solo se nos pueden hacer mas fáciles,  mas afrontables en la medida que tengamos menos apegos humanos, menos apegos económicos y materiales, menos apegos a las apariencias y reputación. Sin querer, muchas veces el Señor nos regala muchísimas cosas para nuestro bien o felicidad, pero cuando nos vamos cerrando solo en objetivos materiales, vamos dejando de lado lo esencial, lo importante, lo único real, a Dios. Y así se nos hace muy difícil escuchar Su Voz.

Para ser amigo con Dios:

  • Conversar con Él.
  • Escucharle en oración y/o leyendo Su Palabra.
  • Renunciar a lo que no agrada a Dios.
  • Una oración tierna y amorosa seduce el corazón de Dios y hace crecer la amistad.

Entonces, ser amigo de Dios es amarle con todo el corazon y buscar estar cerquita de Él para regalonear, aceptar Su palabra con el corazón, creerle con verdadera fe, aun sin entender o ver la finalidad, renunciar a lo que nos cierra a escucharle, a lo que nos envanece o nos endurezca el corazon. NO HAY RENUNCIA QUE NO TRAIGA BENDICION….

“Señor, quiero amarte cada día mas, quiero estar cerquita de Tí y conocerte, aceptar tu voluntad y tu misericordia. Te entrego todo lo que me aparta de Ti, lo que me hace dudar o lo que me cuesta entregar. Quiero ser tu amigo, tu amigo de verdad, con el corazón. AMEN”

UN ABRAZO FRATERNO

El poder de una bendición y una consagración

23 Dic

Bendiciones hermanos amados, después de mucho tiempo vuelvo a escribir. Han pasado muchísimas cosas en nuestras vidas y he sentido mucho al Señor pero de maneras muy distintas a las que acostumbraba. Pero hoy el Señor me hizo recordar algo especial, algo que despertó en mi corazón una certeza olvidada.

Hoy vivimos la inauguración de nuestra nueva parroquia, Santa Ines de Huechuraba, y nos visitó Monseñor Ezzati y muchos otros obispos y sacerdotes. Y fuimos participes de la bendición y consagración del templo y el altar. Fue hermoso ver como se consagran la casa de Dios y lo real que se hacen las palabras de nuestro párroco, Mons. Patricio Infante “El Señor quizo venir a ser nuestro vecino”.

El hecho que me tocó el dia de hoy fue cuando vi a los sacerdotes distribuirse por tooodo el templo, con oleos, para bendecir y consagrar las paredes, puertas y cada rincón. Y me recorde que el año 2003, viviendo un retiro de EJE maravilloso en Temuco, y antes del tema de Jesús, recorrimos el salón del retiro con agua bendita, junto a nuestro sacerdote asesor de la época, y bendijimos cada silla, cada pared, cada cuaderno. Ese retiro fue una experiencia espiritual tremenda y maravillosa pues pedimos lo mismo que hoy. Que todo lo creado por el hombre sea bendecido y consagrado para Dios. Ese simple hecho de bendecir “abrió” todo lo presente a la gracia de Dios, llenó de paz y del Espíritu Santo ese lugar. Y me cuestioné porqué dejamos con el tiempo de hacerlo, de bendecir y consagrar como parte de nuestra cotidianidad. Sin querer dejamos que la gracia de Dios, siempre dispuesta, se diluyera.

Luego me recordé de otra cosa mas. Si el agua bendita, el oleo, son tan poderosos y efectivos para la apertura, bendición y consagración a Dios, acaso nosotros mismos no recibimos la misma unción? No somos nosotros también consagrados, bendecidos por Dios? y en ese sentido, no deberíamos ser también elementos de bendición para otros? Recordé que con mucha frecuencia le pedía a Dios que me bendijera y que quería consagrarme a Él (consagrar es separar para un servicio exclusivo). Cuando recordé lo anterior sentí como un escalofrío en la espalda y luego en todo mi cuerpo, y entendí que Dios me confirmaba lo que estaba sintiendo y que me enviaba nuevamente su Espíritu Santo. Sentí el deseo de consagrarme nuevamente, un deseo del alma, de lo profundo, no porque deba hacerlo sino porque necesito sentirme de Dios, de Él, profundamente propiedad del Espiritu Santo.

“Te abro mi corazón Señor y te pido me consagres a ti, me bendigas y me des tu gracia y amor pues quiero y deseo ser por siempre solo tuyo”.

Enlace

EL GRAN MILAGRO, una gran película sobre la EUCARISTÍA

2 Jul

Pinche EL GRAN MILAGRO, una gran película sobre la EUCARISTÍA para ver la película.

Amados hermanos,

Lleno de FE, luego de ver esta hermosa pelicula llamada “El Gran Milagro”, les escribo para invitarles a verla y disfrutarla.

Esta película está basada en un pequeño libro “La Santa Misa”, que son revelaciones a una Laica Misionera llamada Catalina Rivas. Este pequeño libro lo leí hace algunos años y me permitió abrir mi corazón a una realidad espiritual de la cual no era tan consciente. El milagro realizado en la misa es MAYUSCULO, tan real, tan sencillo y tan infinito a la vez.

Me hace volver a cuestionarme lo pequeño que somos, ante la eternidad y la realidad infinita de Dios, que nos ama. Cuando me doy cuenta de eso y de que realmente “soy un grano de arena que alaba a Dios”, toma sentido (en mi) el que muchos opten por la vida religiosa, misionera e incluso la vida de Claustro. Al fin y al cabo, somos un suspiro en el tiempo de Dios, no hay tiempo mejor aprovechado que estar en SU presencia. El resto parece sobrar, el quehacer diario parece nada, si no es por y para Dios.

Pero Dios tambien nos regala tantas opciones para disfrutarlo, viviendolo, amando, pues todo y todos está llenos de EL. No hay nada infinito, inmenso ni eterno como lo es EL. Nada puede llenar todo, como llena DIOS. Por eso, a pesar de nuestra maldad, de nuestras faltas, de lo terrible que sean los actos de muchos, mucho mayor es el Señor, mucho mayor es el amor de DIOS, mucho mayor SU misericordia para todos aquellos que, con conciencia y humildad, le abramos el CORAZON. ESO ES VIDA ETERNA…. GRACIAS SEÑOR

A DISFRUTAR LA EUCARISTIA 😀

Les dejo el link del libro tambien. http://autorescatolicos.org/catalinalibro01.pdf